Paternidades posmodernas

Hace semanas, lancé un post sobre maternidades posmodernas en el que un grupo de mujeres hablábamos de nuestras experiencias y reflexiones sobre las formas de vivir las maternidades en la posmodernidad.

Me pareció lógico lanzar un cuestionario similar a un grupo de hombres para que reflexionaran a su vez sobre las formas de vivir y afrontar las paternidades. Las respuestas, en ocasiones críticas y duras, y políticamente no correctas, chocan con las opiniones vertidas por las madres. El debate está servido.

Todos los hombres que han respondido al cuestionario son hombres posmodernos e igualitarios a los que agradezco su participación y generosidad.

Xabi Xabier. Enfermero. Aita. Agricultor. Editor de la revista Enfermería en Costa Rica. Investigo fragmentos genealógicos de la institucionalización del cuidado y la enfermería en Costa Rica. (xabier.iu@hotmail.com)

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea? ¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

Hay padres ausentes y padres violentos. También hay padres proveedores. Algunos son dulces y tiernos. Están los súper padres, los que juegan con sus hijos/as y aquellos a los que la judicialización de la paternidad y del matrimonio les permite ver a sus hijos solamente los domingos por la tarde. Hay padres negros, verdes y amarillos. Padres frustrados, alegres y divertidos. Seguramente, hay tantas situaciones como padres.
Mi vivencia transita por muchas de las categorías anteriores. Principalmente, lo llevo con alegría. La inestabilidad laboral y la flexibilidad de mi trabajo me permiten disfrutar de Julian. Mi compañera, el amor, la abundancia, la risa y la magia de la vida, me fortalecen para disfrutar incluso de los madrugones, las dudas, los pañales, la comida…

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Aunque resulte un tópico decirlo, el cine, la publicidad y la tele constituyen importantes dispositivos para configurar las paternidades hegemónicas (patriarcales y en el marco capitalista). Recuerdo la película “Tres hombres y un biberón” (3 Men and a Baby) en la que representan el mito de que ni entre tres hombres pueden realizar el trabajo que realiza con supuesta “naturalidad”, una sola mujer. Ejemplos más actuales son los anuncios de padres de familia sospechosamente demasiado felices, conduciendo el coche que se anuncia, abrazando a sus familiares en la casa comprada con el crédito de algún banco, etc. Lamentable.

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

En nuestro caso, el patriarcado se apellida capitalista, por lo que las estructuras sociales, económicas y culturales dificultan romper con los mandatos hegemónicos. En la rueda de trabajar, consumir, trabajar y consumir, es difícil sacar tiempo para cocinar, cuidar, compartir, etc. Sin embargo, más allá de los roles que asumamos como padres, el modelo patriarcal de paternidad tiene muchas aristas simbólicas. Romper con ellas tan solo requiere conciencia, compromiso y respeto, por lo que no debiéramos aceptar escusas.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

El discurso, los debates y las transformaciones en torno a las paternidades tienen sus orígenes en el feminismo. Las discusiones en torno a la “crisis de los cuidados”, la distribución de roles, la configuración de identidades, cuerpos (carne) y sexualidades atravesadas por el género, nacen en y desde las mujeres y son los debates que han permitido pensar y transformar las paternidades.
Con otros padres que conviven con mujeres de “firmes posicionamientos feministas” he compartido la sensación de ciertas contradicciones entre el plano discursivo y las vivencias emotivas. En el plano racional se reivindican, exigen y se demandan las responsabilidades de cuidado de los padres, mientras en los márgenes del discurso se intuye la afirmación de que lo hacemos mal, de que solo ellas saben, etc. Mujeres que a pesar de su compromiso con las luchas feministas, todavía exigen “su principito azul”.

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

La sociedad juzga, examina, evalúa, sanciona, exige… como mujeres, las madres sufren además la discriminación y el sometimiento de la sociedad patriarcal. El cuerpo de las madres sufre por la medicalización de la vida y de los partos, la ilegalidad de la fecundación in vitro y del aborto (aquí en Costa Rica), las miradas, los juicios, etc. Como personas, las madres luchan por conciliar la vida laboral pública, la privada, el desarrollo profesional, las crisis, etc.
No es fácil. Requiere mucho trabajo. Pero se goza.

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

La vida es puro movimiento. Los/as niños/as y la muerte son los grandes agentes de transformación, por lo que el aporte más importante que podemos hacer son, precisamente, hijas/os.
Entre las cualidades que trato de alimentar como padre destacaría la autonomía, la independencia, la libertad y el amor a la vida. No creo que estos valores sean representativos de las paternidades hegemónicas actuales, pero creo que pueden ser un mejor legado que la sobreprotección, la medicalización, la delegación de las responsabilidades de cuidado a otros/as (abuelas/os, escuelas con jornadas infinitas, etc.), el consumo…

¿Qué sensaciones te produce esta foto? foto

Esta foto me remite al “Super Hombre”, aquella persona atrapada entre los viejos roles y las exigencias actuales: profesional exitoso, padre que cuida, proveedor que asume las responsabilidades domésticas, respetuoso, sensible, guapo y musculoso. El nuevo príncipe azul que protege, cocina, baila y hace el amor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Soy Lorentxo, tengo 38 tacos y soy padre desde 2007, y jamás me había imaginado todo lo que ello iba a suponer, y menos que alguien me lo fuera a preguntar….

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea? ¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

La paternidad ha supuesto para mí un millón de sensaciones …la verdad es que no sabría ni por dónde empezar….desde el embarazo, el posterior parto y durante el crecimiento y desarrollo de mis hijas, está siendo un despertar de emociones y sentimientos que hasta ahora habían permanecido ausentes o aletargados en mi, un desarrollo instintivo de sensaciones muy fuertes…el poder disfrutar al máximo de estas personitas que ahora conviven conmigo es la máxima prioridad que tengo, pero como todas las personas supongo, no sólo de ser padre o madre se vive….y la sociedad actual nos obliga a llevar unas formas de vida bastante exigentes, parece que todo hay que priorizarlo olvidándonos luego de los pequeños detalles, los cuales nos hacen ser personas más realizadas para poder educar a las generaciones siguientes. También creo qué ha habido un cambio brutal de la generación de nuestros padres y madres a la nuestra, somos más conscientes a la hora de tener que implicarnos con todo lo concerniente en el hogar y la educación de la prole, no es solo cosa de chicas….

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Los medios de comunicación siempre han querido vendernos el estándar social perfecto, políticamente correcto….pero creo que van con retraso, aunque se van apreciando cambios….los bebes son cosa de chicas, los chicos coches y futbol con los hijos…el otro día vi un anuncio donde un padre daba o intentaba dar un potito a un crio mientras estaba embobado mirando la tv, para anunciar potitos es una novedad ver a un hombre pero…..embobado ante televisor…? Se acaba cayendo en los tópicos….y a todos no nos gusta lo mismo…por lo que respecta al cine o la tv, siempre he visto al padre agresivo, o juerguista ,frente a la madre de su casa, cariñosa y llena de dulzura….y no hablemos de pelis como “Poli de guardería” o “Un canguro superduro”..vaya ejemplos de paternidad….

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

Creo que la sociedad actual es lo suficientemente madura para empezar a echar abajo ese muro que es el patriarcado. Estamos más liberados-as en todos los aspectos, no hemos sufrido la presión de la moral de una dictadura militar y eclesiástica en nuestras casas, aunque socialmente estén todavía muy presentes, sobre todo la eclesiástica, y eso sigue dificultando romper con el patriarcado, la figura de poder del padre como hombre que es. En nuestra casa intentamos dar tanta importancia a la figura del padre como a la de la madre. Nadie tiene más protagonismo ni manda más por ser de diferente genero.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Me gustaría pensar que desde el lado feminista se está apoyando una paternidad igualitaria, pero el mensaje que me llega desde los feminismos siempre es el de la situación de desigualdad social existente que hay entre géneros…como padre me siento falto de información y todo está enfocado a la madre, parece que el feminismo solo es cosa de mujeres….

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

Pienso que las madres de hoy en día siguen presionadas socialmente, se sigue exigiendo a las mujeres el rol de madres perfectas y modernas…y en esta vida se debe llegar a todo….madre, trabajadora (dentro y fuera del hogar), creo que supone un esfuerzo sobrenatural porque todavía esta sociedad infravalora a las mujeres.

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

Debemos de ser capaces de inculcar a nuestras futuras generaciones que la guerra entre géneros debe terminar, el reparto del trabajo en la crianza, en el hogar y fuera de él es reparto de enriquecimiento personal y de la convivencia entre diferentes modelos familiares hoy existentes, una paternidad igualitaria.

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

Por un lado la imagen me gusta, me gusta ver como se intercambia el rol, más de uno se debería dar por aludido, pero por otro lado me da escalofríos, si no me gusta la mujer fregona, tampoco el hombre fregona….

Imagen 1022 Josu. profesor polifacético y aita.

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea? ¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

La paternidad actual la vivo de forma muy activa, es una responsabilidad compartida, y equilibrada.
La situación actual de los padres es muy pareja a la de las madres, por lo menos en el entorno que me suelo mover. No existe mucha diferencia entre sexos. No hay educación de padres y de madres.

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Sigue existiendo cierto sesgo dentro de ámbito comunicativo: coches para “papá” y perfumes para “mamá”. Gracias al perfume el papá le toca a mamá (en el coche).

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

El modelo patriarcal es una falacia, actualmente se sigue con un modelo matriarcal en el que la mujer sigue siendo el eje principal de la familia.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Los feminismos tienen mucho que evolucionar, no se puede estar constantemente bajo la bandera de “nosotras parimos, nosotras decidimos”. La pareja tendría que tener muchos aspectos claros a la hora de ser padres y madres, estos aspectos nos los han inculcado en nuestras casas; la diferencia es que ya hemos sido capaces de cambiar los aspectos más machistas de esa educación y cambiar con los tiempos.

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

La maternidad actual ha cambiado. El padre está en casa, es uno más. Desconozco si la maternidad actual quiere que el género masculino pase por el paritorio para ser más padres. Pero esa es la condición de ser mujer, la de parir, no la podremos cambiar nunca.

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

Equilibrio y cambio de roles.

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

Me repugna tanto como que las protagonistas de un anuncio de lavadora o detergente lo haga una mujer. Este cartel es una necesidad para las feministas que duermen con el libro de Rebbecca West bajo la almohada.

celso Hola, soy Celso Taboada Lorenzo, soy padre de Sofía, una maravillosa niña de 2 años y compañero inseparable desde adolescente de Susi, mujeres que ocupan graciosamente casi toda mi energía, y también un hombre en continuo proceso de transformación. Profesionalmente soy Psicopedagogo y Agente de Igualdad de Oportunidades en el Ayuntamiento de Lalín, y colaborador de la Universidad de Santiago de Compostela, a lo que dedico el otro tiempo disponible, integrando también en mi agenda personal el trabajo con la Asociación de Hombres Gallegos por la Igualdad y con las otras asociaciones sociales locales, autonómicas y nacionales a las que pertenezco.

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea?

Personalmente mi paternidad es mi mejor herramienta para encontrarle sentido a la vida. Desde que sabía que iba a ser, y que soy padre, trato de esforzarme cada día más en ser mejor ser humano, mejor compañero, mejor hombre. La paternidad me ha mejorado, ha mejorado mi forma de vida, ha mejorado la forma con la que me presento a las personas que quiero y con las que comparto mi vida. Mi compromiso como padre supera la expectativa personal frente a la profesional, hacia el status, el prestigio, el poder, la acumulación de riqueza,… El actual sentido de mi vida está vinculado a mi familia, más que nunca y cada día menos hacia el desarrollo profesional, socio-político o económico que ulteriormente era prioritario.
Independientemente la paternidad es un proceso difícil, de aprendizaje y de conflicto continuos, con una intensidad y un nivel de implicación y exigencia que jamás había vivido en ningún momento de mi vida (ni en mis estudios ni en mi profesión, ni con mi pareja, familia). Superar o aprender a través de este “handicap” (noches de insomnio, dolores físicos intensos, enfrentamiento y superación de nuevos y terribles miedos, ansiedad, nuevos conflictos de pareja, conflictos laborales, momentos de desesperación,…) y aprender a convivir con los propios y nuevos problemas de tu pareja, supone probablemente entender la paternidad en positivo como “el mejor momento de mi vida” o simplemente como “tenemos una hija”.

¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

Creo que vivimos en un momento dulce, hoy día podemos decir orgullosamente que “somos padres”, nos satisface, nos llena de orgullo, para muchos padres es lo mas importante en nuestra vida, y lo disfrutamos, jugamos con nuestras hijas e hijos en casa, en los parques, compartimos responsabilidades,… Padre ya no es sólo el proveedor, el que lleva el dinero y modelo de moral; padre no es solamente el que premia y castiga. Padre es quien educa, comparte y comunica. En igualdad.

Son muchas las dificultades que he tenido que pasar como hombre conmigo mismo, así como las dificultades que sigo teniendo que pasar con las demás personas, por el hecho de intentar escapar del modelo clásico de masculinidad en esta sociedad patriarcal. Sin embargo he comprobado que la paternidad abre una puerta nueva hacia un horizonte más permisivo y mejor identificado por la sociedad. Y me explico, un hombre puede tener dificultades y presiones por parte de sus iguales para mantener la “hombría”, para aparentar un “machito”, para “echale pelotas” en cualquier situación de riesgo, tienes que beber más, correr más, abusar más, acosa a las mujeres, etc,… pero un “padre” es algo más que un hombre, ya no tiene que demostrar todo esto y además tiene una especie de “veto” que dulcifica sus acciones. Un padre puede decir “no, no, yo no voy…” y no es un “calzonazos”.

Mi padre, que ya es un abuelo de más de 80, era un autónomo que se dedicó toda la vida a ganar dinero para darle lo mejor a su familia, trabajando todo lo que podía y que cuando tenía cierto tiempo libre trabajaba más. Era lo que se esperaba de él y cumplió la expectativa. Siempre se sintió orgulloso de ser un buen ciudadano y un buen marido y padre. Desde que es abuelo siente que hubiera tomado otras decisiones, comenta que a él no le permitieron disfrutar de su familia, que ahora podemos hacer ciertas cosas que en su momento ni se planteaban.

Tampoco podemos dejar de apreciar otras paternidades en función de otros modelos de familia que poco a poco empiezan a naturalizarse en nuestra sociedad, de un padre solo, dos padres, dos madres, etc,… que afecta en la visión general sobre la familia, las responsabilidades dentro de ella y el concepto sobre la competencia para poder ejercer los cuidados.

El interés en el hogar y la familia no es tarea exclusiva de las mujeres. Hoy el padre que no sea co-rresponsable, es por comodidad y porque “no le da la gana”. La paternidad coresponsable enriquece a los hombres, y la implicación de los padres en la crianza beneficia a hijas e hijos.

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Los estereotipos sexistas que se presentan en los medios de difusión son, con frecuencia, discriminatorios, degradantes y ofensivos para las mujeres y también para muchos hombres. Debemos reflexionar sobre los modelos de comunicación de masas para tratar de tener las herramientas que nos permitan suprimir la proyección constante de imágenes negativas y degradantes de la mujer en los grandes medios de comunicación.
Hoy el mito del “hombre cazador” sigue disfrutando de plena actualidad en los medios y en el imaginario colectivo: por una parte se mantiene que el hombre representa al ser humano neutro de la especie, pero la realidad es que se constituye en el protagonista de todo lo que sea producto de la cultura y la creación y las mujeres se representan cómo seres específicos, sexualizados, determinados por su naturaleza reproductora.
Los niños buscan modelos masculinos, por ejemplo en la televisión, donde abundan los héroes y los hombres que nunca sufren ni lloran. Uno de los objetivos es construir una sociedad menos violenta, con hombres solidarios, sensibles y no violentos. Respetar las diferentes formas de ser hombres y aceptar que no hay modelos exactos de masculinidad.
Además mayoritariamente se muestra un único modelo de familia heterosexual, prioritariamente extensa, con roles de género claramente diferenciados, blancos, occidentales y económicamente estables. Otros modelos de familia o de relación son expuestos a situaciones de comedia o drama dados por la propia condición. Creo que es mejor eso que que no existan, pero la realidad siempre supera la ficción y en los parque y colegios vemos esa diversidad.
La paternidad en los MassMedia mantiene mayoritariamente en el cine, la TV y la publicidad, el rol de proveedor y cuando no es así se ve a un hombre que realiza una actividad de ”cuidado” como apoyo a la responsabilidad de su pareja. Los padres, en el mejor de los casos, ayudamos a “nuestras mujeres” en su responsabilidad de madres.

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

Existen grandes dificultades para romper el modelo patriarcal en general, pensando en paternidad mucho más ya que es una propuesta aún muy novedosa en el análisis y la lucha feminista. Los hombres, mayoritariamente, no se incorporan al trabajo en igualdad ni por la igualdad y la sociedad, que está formada primero por cada una de nosotras y nosotros no reflexiona sobre estos cambios de modelo y por lo tanto no facilita ni prevé este cambio. Hay que hacer verdaderos equilibrios para poder ejercer una paternidad activa. Por ejemplo el modelo de racionalización de los tiempos laborales, escolares, de los servicios, de los tiempos personales y de ocio son incoherentes con un modelo de familia coresponsable. También está en en debate el tiempo del permiso de paternidad, que como se plantea desde la PIINNA ha de ser personal, igual al de las mujeres e intransferible, y esto nos queda muy lejos en España.

Los nuevos roles paternos también tienen que ver con que los hombres empiecen a involucrarse con el embarazo de sus parejas y acompañen de forma solidaria ese proceso.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Lógicamente el análisis, la investigación, las propuestas y posicionamientos que se están haciendo con respecto a otros modelos de paternidad emanan del feminismo de la igualdad y sus estudios sobre masculinidad. El legado del movimiento feminista es la reivindicación del trabajo a nivel social y político centrado en las necesidades y desigualdades que sufren las mujeres, cuestionando para ello el lugar y los roles que ocupan los varones, planteando un reto fundamental a las concepciones heteronormativas y hegemónicas de masculinidad, y en este sentido de la paternidad. Desde la perspectiva relacional de género, los diferentes modos de ser hombre y padre forman parte de procesos sociales complejos, que desde la propuesta teórico-política del feminismo formarían parte de la lucha por la transformación de la sociedad; al plantear que lo personal es político, se incorporan cuestionamientos que mantenían una cómoda separación entre lo privado y lo público, y uno de ellos es la paternidad en los varones.
Muchas mujeres feministas interpretaron e interpretan esto y algunos hombres feministas se están sumando al esfuerzo por el cambio, con una interpretación basada también en si mismos.
Pero cuidado con el patriarcado, que sigue mandando mensajes que hacen sentir a algunos hombres inhabilitados e impedidos por sus propias parejas para ejercer actividades de cuidado, “yo lo intento, pero ella no me deja hacerlo” y hace sentir a algunas mujeres menos capaces si no se hacen cargo de toda la responsabilidad, “deja, deja, que ya lo hago yo”

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

No aprecio casi ningún cambio positivo en el el modelo de maternidad; ser madre sigue siendo un objetivo casi obligatorio (analicemos las iniciativas actuales sobre el aborto) para las mujeres en nuestra sociedad; de las mujeres se espera que sean madres, cuidadoras y apoyo de los hombres en la esfera privada y además que compitan al mismo nivel que los hombres en la esfera pública.
A lo sumo se van aceptando muy poco a poco y con muy poca naturalidad otros modelos de familia como la monomarental o formada por dos mujeres. Las mujeres que luchan por romper los estereotipos y las normas discriminatorias del patriarcado reciben todo el peso de la violencia estructural y física sobre sus carnes y espíritus. Y a pesar de ello siguen dando ejemplo.

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

Pueden aportar cordura, siendo una representación real, mostrando que lo que emana del feminismo es bueno para las mujeres y para los hombres, sin competir, sino compartir, con las madres, pareja, compañera/o. La paternidad, interesadamente, se analiza siempre desde el alto coste personal y nunca desde el beneficio personal.
Aportan equilibrio al modelo social de bienestar y de trabajo y por lo tanto a la vida de las personas y a la paz social. Lo importante es ser sensibles a las necesidades de las otras personas y dejar de ser agresivos con nosotros mismos, con otros hombres y con las mujeres
Los padres podemos disfrutar de la experiencia vital de la paternidad y de la familia compartiendo la experiencia durante todo el proceso de crecimiento y madurez de nuestras hijas e hijos y de nuestra familia, cuidando de su alimentación, higiene, salud

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

Todas/os somos Rosie, me encanta desde que la conozco. Podría ser un icono de la paternidad responsable y activa y de un modelo de masculinidad que aprecia el trabajo del cuidado, al igual que lo fue en su día la imagen original de “Rosie La Remachadora” que J. Howard Miller creó en 1942. Podría ser la portada de la Declaración de Barcelona

Juankar Juankar. Osteopata. Masajista Terapeutico – Deportivo. Asesor Terapeutico – Deportivo – Psiquico – Espiritual. Terapeuta Emocional. Terapeuta Tantrico. Masaje emocional

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea?

En la actualidad como padre de dos hijos de madres diferentes y divorciado por dos veces; desde la DISTANCIA, sacando tiempo de donde no hay, intentado mantener una relación políticamente correcta aunque muchas veces, es una empresa imposible cuando por parte de las madres, utilizan al hijo, como moneda de cambio, y siempre pensando en cómo desdoblarme, y en como poder llegar a mis dos hijos por igual, cuando entre ellos existe una distancia de 400 kms, pero sobre todas las cosas, mirando por su bienestar tanto físico como emocional, aunque ello me suponga renunciar a poder pasar más tiempo en su compañía.

¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

Sinceramente, soy de los que opino que la DEFINICION DE PADRE, no la da el engendrar un hijo, sino las actitudes y comportamientos que decidas tomar hacia ese menor.
El ser PADRE BIOLOGICO, quizás solo te une a nivel de GENES, pero el que decide realmente asumir su PATERNIDAD, sabe que la unión con ese menor y es de por vida.
En la actualidad, no creo que haya cambiado mucho El ROL de PADRE que DECADAS atrás, al final se nos sigue incluyendo a todos en el mismo paquete, tanto en derechos, obligaciones y compromisos; aquellos que intentan ejercen y exigir algo fuera de estos parámetros a la sociedad se les va de las manos.
Cuando un PADRE intenta ejercen todos, estos derechos, obligaciones y compromisos conscientemente de los quebraderos de cabeza que le va a suponer, se encuentra con todas las TRABAS que esta SOCIEDAD y su BUROCRACIA, le ponen ( FUERZAS DE SEGURIDAD, JUECES, FISCALES, ABOGADOS, ASISTENTAS SOCIALES) es decir todo el entramado INSTITUCIONAL que siguen sin darse cuenta, que detrás de una SEPARACION CON HIJOS POR MEDIO hay una sola VICTIMA ( LOS MENORES ),pero seguimos años luz y seguiremos, pensando que la VICTIMA Y EL VERDUGO SON ACTORES DIFERENTES.
De la misma manera observo que muchos PADRES BIOLOGICOS, solo reaccionan , cuando realmente, se sienten amenazados, por miedo a perder el contacto con ese menor, en estos tiempos que la mujer tiene mucho más claro, lo que quiere y que es lo que le aporta un equilibrio emocional.

Desde hace tiempo se alerto de esta situación de cómo los VARONES, nos estábamos quedando SOLOS, al final no serán las mujeres quien decidan dejarnos a un lado, serán, nuestros propios hijos e hijas quien nos rechacen, si no cambiamos nuestras actitudes y evolucionamos.

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Cada persona es un universo diferente, según lo que quiera vender el publicista, el medio de comunicación que se vea sea más liberal o no, al final llegara un mensaje del tipo de paternidad que intentar que ejerzamos, pero siempre sin que nos salgamos de unos patrones establecidos.

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

A la sociedad no le interesa, VARONES con una SENSIBILIDAD DESARROLLADA, que se comprometan codo con codo, junto a mujeres de igual a igual, ya que sería romper el ORDEN ESTABLECIDO, Y TODO LO NUEVO ASUSTA.

Cuando desde diferentes ámbitos nos recuerdan que el cambio vendrá desde lo FEMENINO, deberíamos tener en cuenta que todos podemos poner en marcha ese lado activo y trabajar desde el, pero tanto hombres como mujeres.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Con apertura y optimismo, pienso que el verdadero cambio, vendrá cuando el hombre y la mujer sean capaces de encontrarse, hablar y luchar en la misma dirección.

Según el caso y cada situación, posiblemente cada uno tenga el suyo propio.
La problemática no es siempre la misma, aunque puedan tener puntos en común.

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

De la misma forma que en las paternidades. Según las circunstancias, pero con el agravante, que la madre sigue siendo quien tiene la última palabra sobre la educación de ese menor cuando debería de ser cosa de su padre y de su madre”.
Algo a tener muy en cuenta, ya que estos menores son los “ FUTUROS PADRES Y MADRES” y copiaran patrones de lo que vivan, oigan y vean.

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

Todo llevado al extremo, produce un rechazo, ni los padres somos perfectos, ni las madres tampoco, cada uno intentamos educar, cuidar y sobre todo llenar esos espacios afectivos que a nuestros menores les falta.
Con la cantidad de información que disponemos en la actualidad, solo es cuestión de saber cuándo, darle su espacio de libertad y cuando cubrirle sus carencias afectivas.

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

Personalmente, me parece RIDICULA y también IRREAL. No creo que el Pañuelo le haga falta.

Imagen 2321. David

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea? ¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres? .

Desde la igualdad. La situación actual es muy triste, porque no tenemos los mismos derechos que las madres para educar a nuestros hijos. En el trabajo no es lo mismo ser mujer y pedir una excedencia o reducción de jornada que se un hombre y pedir permisos para llevas a tus hijxs al médico. En general los hijos y en el trabajo no están bien vistos.

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Nos hacen creer que existe la igualdad, pero nos engañan. Crean una ilusión al respecto que no es real.

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

Creo que existe un modelo matriarcal. Quien manda y decide es la mujer.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Las feministas ni siquiera miran por las maternidades, así que mucho menos se posicionan ante las paternidades

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

La realidad es muy dura. Con muchas menos ventajas sociales y ayudas

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

La gente que vamos a trabajar en el invierno a menos 5 grados no nos planteamos estas cosas. Cada uno es libre de llevar su paternidad como quiera.

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

Me recuerda a Fredy Mercury…Para ser un hombre que cuida de tus hijos no hace falta ni ponerte guantes ni un pañuelo en la cabeza.

41389_100000538365708_1601_n Nacho Palomitas (Nacho Moreno) está muy contento porque le han dado una beca para hacer estudios de género después de hacer el Máster de Estudios Feministas de la Complutense, es crítico de cine (El Levante), colaborador en revistas culturales (Bostezo), conferenciante sobre productos culturales destinados al público femenino y autor de un flamante blog que al parecer leen personas muy modernas: http://palomitasenlosojos.com/. Suele llegar a casa cansado y se abre una lata de mejillones y se toma una copa de vino.

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea? ¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

Bueno, mi experiencia de la paternidad está enmarcada hasta cierto punto (actualmente no tengo hijos) dentro de mi experiencia laboral ya que el trabajo más estable que he tenido en mi vida ha sido el de babysitting, ya que cuidé a una bebé desde los cuatro meses hasta prácticamente el año durante todas las mañanas mientras sus padres trabajaban y luego como vivía en el mismo barrio donde ejercía de canguro y los padres me veían administrar cuidados en el parque acabé cuidando todas las tardes (salvo el viernes) a dos hermanos de un año y pico y cuatro años. Reconozco que esa es una experiencia muy fragmentada dentro de un mundo muy fragmentado por lo que no me atrevería a hablar de “la situación actual de la paternidad” pero desde mi punto de vista y con mi experiencia vital el concepto de paternidad está ligado a los cuidados físicos, a alimentar, vestir, cambiar y bañar a alguien, a que se duerma en tu barriga. Quizás sea por mi visión limitada del asunto o quizás sea porque la gente de mi generación estamos viendo como se derrumban ciertas estructuras económicas que sirvieron como coartada moral para nuestros padres (“tengo dinero puesto que soy una persona triunfadora puesto que estoy mejor adaptado socialmente lo cual demuestra que todo el mundo piensa como yo y que estoy en lo cierto”) pero mi visión de la paternidad está ligada al ámbito doméstico y a los cuidados y no a convertirme en un faro moral para mi prole. Visión que rechazo completamente aunque considero que una de las funciones de la familia, en su sentido más amplio, es la de administrar claves de interpretación del mundo y eso es algo vinculado TAMBIÉN a la paternidad.

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Uffff… verás existe una expresión en inglés que me encanta que es la de “daddy issues”… en plan “He has daddy issues” que podríamos traducir libremente por “Él tiene movidas paternas” pero con mucha más mala leche y retintín. Todo esto venía a que podríamos considerar a los “daddy issues” como uno de los temas básicos de la ficción contemporánea en tanto que esta está marcada por una visión masculina y androcéntrica de los relatos… podríamos citar muchas películas donde la figura de la paternidad es esencial desde “Ladrón de bicicletas”, “El padre de la novia” hasta “Cómo matar a un ruiseñor” o “El Padrino”, pero centrándonos en los creadores del cine comercial tal y como actualmente los conocemos ¿qué podríamos decir de los daddy issues de George Lucas y especialmente Steven Spielberg?. ¿A alguien le suena la frase “Luke yo soy tu padre”? Por otra parte, los padres ausentes de los relatos de Spielberg son míticos en su escamoteo en películas como “Encuentros en la tercera fase” y “E.T.” y esas ausencias son sustituidas a su vez por otras figuras paternas en otras películas del mismo director. ¿Tim Burton en “Big Fish”?… daddy issues for sure. ¿“Viaje a Darjeeling” de Wes Anderson?, double daddy issues.

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

Yo no sé si la “sociedad” expresada en abstracto tiene que facilitar procesos de ruptura aunque creo que debería ir adaptando su legislación para aceptar nuevos modelos de paternidad ya que, por ejemplo, laboralmente existe un enorme menoscabo al papel de los padres en cuanto al tema de las bajas por nacimiento. Comprendo, por otro lado, que en el actual sistema de desmantelamiento de servicios públicos y con ciertos derechos de las mujeres en peligro, este tema es ciertamente residual.

En cuanto a las dificultades, yo creo que uno de los mayores escollos de la construcción de nuevos modelos patriarcales pasa por la construcción de nuevas masculinidades y ese tema tiene evidentemente una parte social, en la que el grupo familiar formado por las diversas masculinidades y feminidades que en ella se encuentren se integra dentro de la sociedad, pero tiene un punto de construcción personal. Elaborar esa construcción personal tiene una parte muy placentera si lo haces con amigos y amigas, con tus parejas, con tus novios o novias pero puede ser terriblemente aburrido si es compartido con otros hombres unidos por el mero hecho de compartir género. Me explico: hace años asistí a un encuentro de nuevas masculinidades en una masía alejada, una especie de retiro masculino donde había punks, padres comunistas, heteros sin y con complejos y hombres de distinto pelaje. El encuentro se articulaba en torno a una serie de actividades y mesas redondas que pronto derivaron en psicodramas colectivos donde el tema de las parejas quedó pronto totalmente eclipsado por la relación que cada uno teníamos con nuestros padres. Se lloró, se pataleó y hubo silencios muy Bergman que dejaban claro que la relación con los padres estaba marcada por el Mal Rollo. Amigas, el Mal Rollo Absoluto. Supongo que una de las cosas que me quedaron claras de ese retiro es que la figura del padre es el modelo de masculinidad que todos hemos tenido como referente (dentro de la familia nuclear heterosexual), por lo que quizás lo interesante sea preguntarse: ¿Cuánto es de valiosa esa masculinidad?.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Mi vinculación con el feminismo es bastante reciente y no me atrevería a dar una visión totalizadora del asunto en tanto que tengo todo un mundo por aprender, pero desde luego lo poco que puedo deducir es que el feminismo de la diferencia no debe de haberle dedicado muchas hojas a la figura paterna dentro de su discurso. Bromas aparte, creo que la visión de un movimiento de liberación de género como es el feminismo juega un papel esencial en ese proyecto de liberación masculina/paterna del que hablaba y en el que los varios sexos y los cientos de géneros que habitamos en este mundo tenemos tanto que aportar. Esa lucha por liberarnos, sin embargo, produce vértigos y tiene sus detractores. Uno de los más escandalosos por extremo, demagogo y cavernícola, y no estoy hablando de Toni Cantó, es Doug Giles, autor del libro, ojo al título, de Raising Boys Feminists Will Hate, es decir “Criar chicos que las feministas odiarán”. Un loco panfleto cristiano, lleno de doctrina neoliberal destinada a criar líderes espirituales y económicos para EE.UU., hip-hip-hurras por la tenencia de armas y que parte de la creencia de que el sistema escolar norteamericano ha sido secuestrado por un grupo de lesbianas feministas odia hombres, pero, vamos que él lo explica de maravilla, eso sí, con un acentazo del medio oeste que echa para atrás (el video es de aupa):

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

Mira, María, si te he de contestar de una manera sincera a esta pregunta, yo lo que creo y lo que siento es que ser un hombre es un rollo, pero un rollo absoluto y no me quiero imaginar el terrible aburrimiento que tiene que ser la paternidad. Sé que como condición de género ser hombre tiene muchas ventajas y privilegios en la sociedad actual pero yo me muero de aburrimiento siendo hombre y sinceramente ejercerlo como padre tiene que ser la muerte por hastío. Nunca he estado seguro de mi sexualidad, ni he construido un personalidad genérica fuerte o que estuviera delimitada de manera clara por mis deseos, no creo que sea buen trasmisor de conocimientos (no me veo tirando una piedra al lago de la Casa de Campo diciendo “¿ves?.. así se transmite el sonido”), en mi vida he ganado dinero, soy un manazas, no tengo carnet de conducir, tengo serios problemas para transmitir sentimientos y tengo una serie de defectos entre los que el egoísmo no se encuentra en los últimos puestos… vaya, por resumir: no me encuentro capacitado como modelo. Pese a ello, creo que eso es sano, los hombres, los padres posmodernos no tenemos que aportar nada, no deberíamos ser socialmente significativos. Deberíamos estar callados y escuchar, para variar y para cambiar el modelo de ser padres.

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

La de un diseñador o diseñadora perezosa. Sinceramente creo que es una imagen simpática pero exenta de sorpresas: se ha recurrido a la imagen prototípica de Rosie the Riveter (‘Rosie, la remachadora’), que llamaba a las mujeres a trabajar en las fábricas de guerra norteamericanas de la Segunda Guerra Mundial para glorificar el trabajo doméstico sin feminizarlo, porque recordemos que en la icónica imagen de J. Howard Miller la fuerza del trabajo femenino se masculiniza haciendo que ella saque bulto del brazo. No es sin embargo ofensiva y la identifico como un dibujo que podría ser representativo de ciertas partes de mi discurso pero definitivamente administrar cuidados no es poner tornillos en aviones de guerra. Con ello no quiero decir que existan saberes masculinos y saberes femeninos y que los primeros estén relacionados con la violencia (montar aviones para matar gente) y los segundos con los cuidados (mantener y cuidar el entorno y las personas que lo habitan) porque no estoy nada seguro de esa idea pero de lo que casi estoy seguro es que todos podemos aprender de situaciones para las que no hemos sido criados, para las que no hemos sido educados y dedicarnos a lo doméstico y a los cuidados es, desde luego, una tarea nueva para las masculinidades/paternidades. Ahora, repitiendo lo que decía en la anterior pregunta, no se trata de hacer un despliegue de gestos, se trata de fregar, limpiar, cuidar y alimentar a sus semejantes y hacerlo en silencio y no porque sea un aspaviento posmoderno que dignifique a las masculinidades sino porque es algo que las personas decentes se hacen las unas a las otras.

fotom2 Flick. Artista visual licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Su obra, que es de carácter multidisciplinar y está fundamentalmente centrada en la acción relacional contextual, va desde el vídeo a la fotografía pasando por las grabaciones sonoras e incluso en algunas ocasiones la pintura para ser documentada. Ha sido expuesta a nivel nacional e internacional y ha aparecido en diversas publicaciones.
Es director del espacio artístico Artestudio, así como profesor de Creación Plástica en dicho centro y posee el título de Experto en Atención Temprana de la UAM.
Ha colaborado con sus obras en diversas ediciones como Volveré mucho más tarde de las doce, Editorial Egales, 2011 y Qué me estoy muriendo de agua. Guía de narrativa lésbica española, Editorial Egales, 2008 de María Castrejón, y Cómo educar en la diversidad afectiva, sexual y personal en Educación infantil, Los libros de la catarata, 2010 de Mercedes Sánchez Sáinz.

¿Cómo interpretas y/o vives la paternidad en la sociedad contemporánea? ¿Desde tu punto de vista cuál es la situación actual de los padres?

Más que de interpretación yo hablaría de invención, ya que no hay modelos previos que yo considere válidos. Ser un niño tardo franquista, criado por una familia tradicional modelada a sus anchas por los valores nacionalcatólicos no facilita tener cerca patrones que te ayuden en tu futuro desarrollo como padre, o por lo menos la clase de padre que a mí me gustaría ser. Desde luego creo que, y en mi caso es lo que he intentado, la única opción es borrar los roles de genero que nos han introducido, en mayor o menor medida, y partir de cero porque no querría ser para mi hijo ese extraño señor que llega muy tarde por la noche, se sienta en el sillón, le traen una cerveza con almendras y antes de que se vaya a dormir le da el beso de buenas noches de turno y al día siguiente vuelta a empezar; de igual manera que no querría ser esa mujer abnegada que no vive sino para servir. Realmente, es fácil, es dejarse llevar, disfrutar de la persona que tienes delante, irla conociendo y ayudarla de la mejor manera que uno sea capaz en ese crecer como individuo, por lo cual, a la vez, es muy complicado.
En cuanto a la situación de los padres de hoy en día, por suerte, a mi modo de ver es bastante más heterogénea que en generaciones anteriores y se van encontrando paternidades alternativas, disidentes, inventadas que se alejan del rol de macho patriarcal y disfrutan de manera plena de la experiencia de crecer con sus hijxs, aunque quizás sean aún una minoría.

¿Cómo crees que representan las paternidades los medios de comunicación (cine, t.v, publicidad)?

Partiendo de que los medios suelen responder a objetivos mercantilista, o bien al éxito en cuota de audiencia o a la recaudación en las salas, o a las venta de los productos publicitados, buscando la rápida empatía del espectador, salvo pequeñas incursiones en la “igualdad”, se suele recurrir a estereotipos facilotes que no podemos decir que ayuden a crear nuevas paternidades alejadas de los roles patriarcales normativos, más bien todo lo contrario. Solo ver cómo se muestra la masculinidad es difícil pensar que se puedan sentir identificadas según qué identidades, yo desde luego no necesito un número determinado de caballos en el coche ni ir cabeceando en silencio Bohemian Rapsody con mis colegas porque el niño está dormido, y eso que este es uno de los más “avanzados”, para ser “todo un tío” y un “padrazo”.

¿Crees que existen dificultades para romper con el modelo patriarcal de paternidad? ¿La sociedad facilita este proceso?

Evidentemente… NO. Facilidades ninguna. Se facilita la maternidad, la maternidad normativa, patriarcal, no existe mejor forma de luchar contra el paro que la vuelta de la mujer al hogar y a su función de madre hacendosa porque la maternidad de las mujeres trabajadoras es para supermujeres que a las ocupaciones que tradicionalmente se le han encomendado en su hogar, en la mayoría de los casos, tienen que añadir el cansancio de las que desarrollan fuera. A los “hombres” les debe bastar con cogerse la baja por maternidad, en los poquísimos casos en que no se delega dicha tarea en la madre. Y qué decir de los comentarios de altura de los “machotes” hacia ciertos comportamientos no normativos de otros padres del corte: “¿Tú cambias los pañales? ¡Tú lo que eres es un calzonazos!” o “Yo traigo “la caza” y mi parienta se ocupa de todo lo demás” (ambos escuchados por mis oídos). Sinceramente a mí me producen absoluta indiferencia porque no merecen que pierda un solo instante con ellos, pero también es cierto que pueden presionar y condicionar a algunos padres que quizás sean más influenciables, lo cual impide un libre ejercicio de una paternidad que intente romper un poco con los roles normativos.

¿Cómo percibes la realidad, posicionamiento de los feminismos ante las paternidades? ¿Crees que tienen un discurso propio al respecto?

Siempre he pensado que para conseguir algo, para intentar ganar cualquier lucha, cuanta más gente alinees para tu causa tanto mejor. Esto es cosa de todos, de mujeres, de hombres, de intersex, de homosexuales, de heterosexuales, de transexuales, de pansexuales, de queers… No creo que la condición biológica o la opción sexual sean determinantes a la hora de validarse como individuo y sí las ideas. A mi modo de ver, una parte del feminismo aún tiene grandes prejuicios hacia los individuos nacidos biológicamente hombres, lo que evidentemente produce un detrimento en la consecución de objetivos debido al rechazo que estas posturas generan. Por lo cual, estos posicionamientos radicales no valoran de manera justa y decisiva como forma de lucha contra el patriarcado la construcción de paternidades alternativas llevadas a cabo por “hombres”. Evidentemente, hay posturas mucho más razonables y con una amplitud de miras mucho mayor que no comparten esos planteamientos e intentan integrar a todxs lxs individuxs y, en consecuencia, a valorar el papel de estas paternidades a la hora de combatir el patriarcado machista.

¿Cómo interpretas la realidad de las maternidades en la actualidad?

La sensación general es de un cierto continuismo normativo. Hay que ir cumpliendo etapas preestablecidas en la vida como si de una gincana se tratase, y una de ellas es la maternidad. Como magnífico sistema de control que es, se han esmerado en consolidarlo de la manera más eficiente y concienzuda posible: para que realmente una mujer viva la maternidad plenamente lo tiene que hacer “como dios manda”. Pienso que es mucha la presión a la que se ven sometidas las madres procedente de todos los ámbitos que la rodean y que supone un verdadero ejercicio de reafirmación salirse de esos roles tan marcados de la “buena madre”. Siempre es más fácil intentar encajar en el grupo.
De todas formas, sí que es cierto que cada vez más encontramos maternidades disidentes o alternativas que intentan construir nuevos códigos alejados de los asignados por el patriarcado, pero, como he dicho anteriormente, es una labor ardua obligada a enfrentarse con constantes reprobaciones que, en muchos casos, recurren al chantaje psicológico haciendo que estas madres se vean sometidas a juicios morales que pueden generar conflictos emocionales.

¿Qué crees que puede aportar las paternidades posmodernas a la sociedad?

Fundamentalmente, creo que las paternidades posmodernas son un lugar de disidencia, el punto de partida de nuevxs individuxs que piensen de una manera distinta. Incluso hablaría de obligatoriedad ética a la hora de ejercer la paternidad para todas aquellas personas que tengan unas ideas abiertas y de ruptura con esa normatividad encorsetada. Está claro que las maternidades y paternidades continuistas, machistas, tradicionales son mayoría, y no es una característica de personas de una cierta edad, pues incluso parejas jóvenes son aún más conservadoras, y a su vez, en gran medida, van a construir nuevxs individuxs machistas, así que no queda otra que luchar contra eso y la mejor acción que se me ocurre es intentando formar individuxs críticxs, librepensadorxs, feministas, “progresistas”, etc. Es la esperanza de una sociedad diferente.

¿Qué sensaciones te produce esta foto?

Tengo sensaciones encontradas ante esta foto. Por un lado creo que tiene su utilidad política-reivindicativa puesto que desde luego es una lucha que ni mucho menos está ganada y hoy en día los roles patriarcales siguen rigiendo gran numero de relaciones de pareja y de familias, pero la lectura es un poco confusa. ¿Se supone que el ideal al que se debe tender es a “hombres” que limpian la casa con el bebe en brazos como los mandriles? Evidentemente “he can do it” y “he must do it”, y aun entendiéndolo como una revisión de la mítica imagen de Rosie no me convence el cartel. Pienso que habría propuestas más acertadas, eficientes y en cierta medida menos ridiculizadoras. Bajo mi punto de vista, deja traslucir un poco de la animadversión o del recelo de una parte del feminismo hacia los “hombres”.

Esta es la opinión de los participantes, de la que http://www.lasprincesastambienfriegan.com no se hace responsable ni necesariamente comparte. El blog se reserva el derecho de eliminar los comentarios que contengan insultos u ofensas contra otras personas y aquellos que sean considerados fuera de tema.

Anuncios