Ozú con las Academias

La Real Academia de la Lengua cumple años, algo así como 300. Y la Academia de la publicidad le ha hecho un regalo….

¡Qué derroche de ingenio! Poner a una mujer en la cocina, analfabeta y verdulera perdida y ofrecer el Diccionario de la RAE cual detergente que limpia, fija y da esplendor. A mí me da mucho miedo ese padre y me dan muchas ganas de que la cocina quede reluciente no vaya a ser que vuelva después de trabajar 10 horas y se ponga a repartir hostias…

Por favor, dejad de fomentar esta imagen de mujer en la cocina, que nos tenéis HASTA EL TOTO!!! (No sé si toto está en el diccionario)

Anuncios