La defensa de las locas y de las putas

en tierraCuando el personaje de Josey Aims -basado en el personaje real de Lois Jenson e interpretado por una despeinada Charlize Theron- se propone demandar a la empresa minera en la que trabaja por acoso sexual, el cosmopolita abogado le dice que no merece la pena. Porque aunque ganes, en el fondo, no ganas. Porque se aplica la defensa de las locas y las putas. O estás loca y te lo has inventado, o eres una zorra y lo buscabas. Hablamos de la película ‘En tierra de hombres’ (Estados Unidos, Niky Caro, 2005). Tras ver la entrevista de la excantante y exactriz Romina Power, no he podido quitarme esta idea de la cabeza. Hace ya unas semanas, Romina acudió al Sálvame Delux para hablar de la desaparición de su hija, y de su actual vida.

Más allá de lo que cada cual pueda pensar de su lícito sentimiento de pensar que su hija está viva, Romina contó muchas cosas sobre su aparente relación matrimonial idílica. Es curioso cómo por una parte gritaban al mundo que lo suyo era pura felicitá y por otro, Romina vivía su particular infierno personal. Con un tono optimista y vital habló de su vida con Albano. De cómo éste controlaba su vida, decidía por ella, le permitía o no le permitía cantar o hacer películas. Incluso apuntó quitándole importancia que alguna bofetada y alguna patada le había caído. Y lo dijo sin rencores, como quien cuenta cualquier otra cosa, como si por el mero hecho de que Albano hubiera nacido en una aldea italiana fuera una razón natural para su comportamiento. Más allá de si es el resultado de una calculadísima y fría venganza hacia su ex, Romina no se veía a ella misma como víctima de nada. Así fueron las cosas, y así lo contó. Todos los posibles demonios que tuviera con su pasado se quemaron esa noche, porque así fue su vida durante 30 años. Pues bien, como era bien sabido, aquí no acabó la cosa. A partir de sus declaraciones, el propio Albano y alguno de sus hijos salieron a la palestra a atacar a Romina (y a hacer caja). Que si fumaba porros, que si había incitado a sus hijos a la drogadicción, que se hubo algo turbio entre el novio de su desaparecida hija Ylenia y ella…Romina loca y puta. Su fabulosa actuación en el programa donde se la vio serena, relajada, divertida, guapísima…Incluso se rió de los kilos de más que había ganado desvirtuada y atacada. Otra oportunidad perdina. Patriarcado puro y duro. Lo de siempre…

Anuncios