Las malas malísimas de 24 (serie). Nina Myers

Voy casi acabando la temporada 6 de la serie 24 (Fox, 2001-2010), gracias a la generosidad de mi colega Javier Aisa, que siempre tiene dispuesta una serie para dejarte. Si llegas a la temporada 6 es porque toleras a Jack Bauer (Kiefer Sutherland) y porque las amenazas nucleares vengan de rusos, árabes o chinos a la ciudad de Los Ángeles (principalmente) te ponen, o al menos te entretienen.

Pensaba en titular el post, que se supone el primero de una serie, algo así como nuevas posibilidades de identificación a través del análisis de los nuevos personajes de villanas profesionales de la serie 24, por eso de la influencia de lo académico en mi vida actual, pero mucho más económico eso de las malas malísimas. Suena más a serie y es verdad. Hay mujeres inteligentes y poderosas más allá de Tarantino (afortunadamente).

Lo primero que sorprende en 24, en la UAT (Unidad Antiterrorista de Los Ángeles) y en el resto de espacios en los que transcurre la trepidante acción es la presencia de personajes femeninos. Todos ellos personajes relevantes, llenos de matices y poderosos fruto de su profesionalidad y preparación. Obviamente, si te dedicas a ser una agente de campo tienes que dejar de lado tu vida personal, pero lo mismo les ocurre a los personajes masculinos. Esta igualdad real sorprende y reconforta. En sintonía con sus trabajos, su apariencia y estética es sobria. Más allá de algún botón desabrochado en las camisas sus personajes no se construyen por sus cuerpos que se intuyen imponentes. Así las respetan más. Los imposibles tacones también brillan por su ausencia, y eso se agradece.

El primer gran personaje de la galería en Nina Myers (Sarah Clarke). Es fría, es calculadora, es una traidora porque antepone su ambición y sus intereses a los de su país. Manipula a Jack y a Tony Almeida a su antojo, desde el poder que le da haber tenido relaciones amorosas y sexuales con ellos. Inteligente ella.

Su maldad se acentúa en contraposición a los personajes femeninos de Teri y Kim Bauer, esposa e hija de Jack. A Teri la conocemos en su papel de madre. Ni siquiera sabemos en qué trabaja en una serie en la que los personajes se construyen por sus vinculaciones laborales a la UAT o entidades satélites. Como madre se sacrifica por su hija y pide que la violen a ella en lugar de a Kim.
Kim, la adolescente díscola es un personaje muy cansino. Más allá de cumplir con su función dramática lógica de hija del prota, caben varias incógnitas ¿es posible equivocarse tanto? ¿es posible que te secuestren tantas veces?. Nina no duda en asesinar a Teri para escaparse. Que Teri esté embarazada alza a Nina al altar de las más malas, crueles y perversas de inmediato. Nina a diferencia de las mujeres Bauer no necesita que nadie la salve o la cuide, Ella lo hace perfectamente. Siempre juega bien sus cartas. Tanto, que consigue un indulto presidencial a pesar de todas sus maldades.

Difícil de quitarse de la retina algunos momentazos. Cuando en la temporada 3 aparece en la subasta del virus destructor, segura, bella y letal, con su abrigo negro, y cuando herida casi de muerte en la UAT tapona el conducto de la anestesia y mata a todo el personal sanitario. Será su última huida hacia delante. Jack la acribilla a balazos. Es la única vez que le gana. Nina siempre ha ido por delante de Jack. De hecho ha sido la única….

Mientras pienso en Cherry Palmer, aquí unas secuencias

Anuncios