Viva el hombre baldengue

Terminaba la semana mencionando a ese nuevo suerhéroe que tras salvar al mundo no tenía más remedio que lavar a mano sus traje de superpoderes. Comienzo ésta hablando del hombre balndengue. Esto es un no parar…
Las mujeres de Colectivu Milenta colgaban en su muro de facebook un escalofriante documento audiovisual en el que el Fary, aquel cantante que triunfó en la segunda mitad del siglo XX, se mostraba claramente contrario al hombre blandengue:

Al Fary no le mola nada ese hombre blandengue. El que va con el carro de la compra y con el carrito del niño. El hombre baldengue desbarata el orden patriarcal en el que el Fary se mueve con comodidad. Es curioso verle defender sus argumentos. Es consciente de que lo que dice no es políticamente correcto en una sociedad en apariencia más igualitaria, no porque haya transformado sus estructuras, sino porque las mujeres ya no asumen y acatan el machismo atávico que este popular cantante representa y reclama.

Asume que las mujeres tienen que tener derechos. Porque se merecen eso y mucho más….La mujer (no sabemos cuál, la suya, la del vecino, las que comparten plató…) se lo merece todo siempre y cuando necesite “ese pedazo de tío así”, ese que tiene dos cojones, que se comporta como Dios manda y no se deja manipular por esa mujer pícara. Porque para gentes con esa mentalidad, las masculinidades alternativas a la suya sólo se entienden como una manipulación de las mujeres, malas y manipuladoras por naturaleza. Nunca se van a entender como lo que son, una elección personal de quien prefiere ser un blandengue a un macho español.

Pena de tema musical con estribillo tal que “el hombre nunca debe de reblandear nonainonainonainoai…”

Anuncios