Tampax con Amaia Salamanca, o la idiotización suprema de la masculinidad

Vale que no estoy en mis mejores momentos intelectuales, vale que necesito una temporadilla de descanso para volver a ser yo misma…jo, pero no he podido evitar, a pesar del extraño momento en el que me hallo, comentar algo sobre el nuevo anuncio de tampax, protagonizado por Amaia Salamanca.

Lo flipo. No sé si es mejor quedarse con esos anuncios pelín metafísicos de “a qué hueles las nubes” o vamos a terminar con el olor de la regla que este anuncio de tampax. El anuncio, por primera vez dirigido de forma clara y extranñ al público masculino huye de cualquier didactismo y se centra, a saco, en mostrar cómo se introduce un tampon en el orificio femenino correspondiente. ¿Nunca había sido tan fácil colocarlo en el lugar correcto? ¿Y así tú no notas nada?.

¿Cuál es el lugar correcto? ¿lo importante es que los tíos no noten nada? Sabemos cuál es el lugar correcto, nosotras sí, de eso no cabe ninguna duda. Parece que ellos pudieran pensar que nos los metemos por la oreja o la nariz. ¿¿¿¿¿????. En los 80 y los 90 te tenías que poner los támpax para que la regla no fuera capaz de parar tu dinamismo. Que pasamos en cerocoma de no lavarnos el pelo con la regla, de no hacernos mechas ni mayonesa a tener que hacer de todo, bailar, nadar, montar a caballo….Y ahora en el 2013 el objetivo es que ellos no lo noten? ¿Qué no noten el qué, que tienes la regla?

Me da la impresión, aunque a decir verdad el anuncio es difuso, de que tampax en un alarde de modernidad supuesta vuelve a otorgar, en un caso de algo específicamente femenino como lo es la menstruación, la autoridad a los hombres, que asisten entre estupefactos y no sabría muy bien cómo definir a una nueva situación ante asuntos de mujeres.

Este didactismo trasnochado, misógino y pijo me da pero mucha, que mucha perezota….qué ascazo, de verdad!

Anuncios