Toñi Moreno y sus jardines (#terrorismodegenero)

índice

Da mucha, mucha pereza escribir sobre las desafortunadas declaraciones de Toñi Moreno en el programa fascista “Entre todOs”. Pro hay que sacudirse la pereza y la depresión profunda en la que nos tienen sumidos políticxs varixs y medios de comunicación diversos, porque significaría que nos están ganando.

Así que más allá de los instintos agresivos que pueden potenciar estas noticias, aquí estamos hablando de un programa que apelando a la solidaridad de eso tan difuso que es el “pueblo español”, intenta matar moscas a cañonazos, intenta tapar las desigualdades que está generando esta crisis a base de llamadas en las que espectadores y espectadoras con su buena intención ayudan a gente desfavorecida. Está claro que es un programa que no analiza estas desigualdades como fruto de un sistema fascista que está dejando a la población en la más absoluta de las pobrezas (económicas, culturales, éticas….)

Esa Toñi Moreno sobreactuando, con esa cara de haberse chupado un limón o de estar estreñida, dando saltitos, levantando el brazo y al público con eso de “¿¿¿qué tengo??? una llamada” que interrumpe el cruel llanto de lxs protagonistas que acuden al programa para intentar salir aunque sea un rato de sus miserias.

Esta vez la Toñi se ha superado a sí misma. Veamos el vídeo, que seguro habéis visto ya

Ufff, ese tono de superioridad inicial que termina con “estas cosas no las podemos contar así si no has puesto una denuncia, vamos a salir de ese jardín, vamos a hablar del niño y el negocio. Cuando pasan cosas como esas, o se denuncia o se calla una para toda la vida”.

Decirle a una mujer maltratada que o denuncia o se calla para toda la vida es terrorismo de género. Es fomentar el imaginario de que la violencia de género en el hogar es un problema individual y no un problema de una sociedad deigualitaria, machista y misógina. Es terrorista porque Toñi Moreno y su programa forman parte de un discurso patriarcal y muy antiguo que refuerza las desigualdades de género. Un discurso superficial que fomenta la imagen de madre, de madre desvalida y débil que tanto interesa, para seguir perpetuando las desigualdades estructurales.

Y es que ese o denuncias o te callas para toda la vida es muy similar a “en casa con la pata quebrada y aguantando todas las hostias que te caigan”.

Toñi, espero que esta vez no puedas salir de este jardín en el que te has metido tu solita. Por favor, que no se vuelva a oír en los platón de la tele pública eso de ¿¿¿qué tengo???

Por si queréis denunciar a la defensora de espectadores y espectadoras

Anuncios