¿Dónde están en este momento convulso y decisivo las reivindicaciones de las mujeres?

10355019_744524775588701_4566523390628136929_n

Estoy un poco chunga. En esta época del año las autómomas freelance estamos devoradas de habernos buscado la vida durante todo el curso. Deseando descansar un poco antes de empezar a preparar el curso siguiente con actividades novedosas e intentando convatir la angustia que nos devora, pensando en cómo carajo vamos a sobrevivir si comenzamos con buen pie septiembre, es decir, con actividades remuneradas. La verdad que tanta incertidumbre la empiezo a llevar fatal….

Y también estoy un poco chunga, más allá de lo personal, porque una reflexión más profunda me crea una angustia, diferente, pero angustia. Y es que, en estas semanas convulsas en las que tras las elecciones europeas del 25 de mayo aparaentemente se puso fin al bipartidismo, el rey ha abdicado y un mundo caduco y viejo se resiste a desaparecer mientras uno ¿nuevo? parece querer surgir, no puedo evitar pensar ¿en todo esta vorágine que lo mismo se pide un referéndum para elegir entre monarquia y República que la independencia de Cataluña o Euskadi (reivindicaciones nada nuevas), dónde están las reivindicaciones de las mujeres???

¿Qué interlocutores o interlocutoras asumen la reivindicación de nuestros derechos (económicos, culturales, sexuales, reproductivos…)? A nivel político, da la impresión de que Podemos, esa nueva ilusión de muchxs tiene muy asumido en su discurso lo de la casta (si lo dicen más de tres veces en una frase estoy segura de que empezarán a morir cervatillos), el régimen del 78….Mucho acabar con lo viejo, pero en lo que a los feminismos se refiere más de lo mismo, como bien analizó Nuria Varela. Que no dudo de que haya feministas en Podemos, pero seguro que tienen que luchar mucho para hacerse oír y que se asuman sus revindicaciones. En este sentido es muy significativa la opinión de Beatriz Gimeno.

A nivel asociativo, las asociaciones militantes son herederas directas de las estructuras y cultura de la Transición. pretenden ser horizontales, pero siempre existen jerarquías que te recuerdan que tú acabas de llegar, que no corriste delante de los grises. Eso de que no te manifestaste por el aborto ya no te lo pueden decir, pero siempre te consideran como una inferior aunque lleves mucho tiempo en esto y en lugar de tener 20 años tengas 40. Esto lo analiza muy bien Coral Herrera que aboga por la autocrítica constructiva.

Da la impresión de que más allá de luchar unidas por los derechos sexuales y reproductivos no tenemos ninguna capacidad de reacción y de creación de frentes comunes. Parte de la autocrítica debería partir desde aquí. ¿Por qué más allá del aborto no somos capaces de crear grandes pactos entre nosotras????

Así que así y aquí estamos en un momento decisivo de la Historia de este país en la que parece que asoma la Segunda Transición y que como la primera va a basarse en pactos alejados de la ciudadanía y por supuesto alejadas de las reivindicaciones feministas. ¿Seremos capaces de reaccionar? Porque la revolución será feminista o no será. O al menos así debería ser….

Anuncios