El tren de la libertad como ¿símbolo?. O cómo me aburren las campañas electorales

Fuente: Facebook

Fuente: Facebook

Tengo muchas ganas de que se cabe la campaña electoral y no sólo lo digo por el vídeo del PP de Oyón que ha conseguido alucinarme con el uso del plano secuencia y el grabemos sin ensayar la canción. La campaña ha dejado en evidencia la incapacidad del feminismo de pensarse más allá de ciertos debates clásicos como prostitución sí, prostitución no, que aburren mucho y evidencian alguna que otra estructural carencia de incapacidad de negociar y pactar y de seguir invisibilizando a las prostitutas. Pero bueno, que hoy no me voy a meter en ese jardín, pero voy a hablar de Manuela Carmena hoy ya todo un icono pop. Estupefacta me deja la reacción de algunas mujeres ante el uso de Ahora Madrid de la imagen del Tren de la libertad en un cartel electoral que junta a la candidata con la pancarta de El tren de la libertad, aquella iniciativa que congregó a miles de personas en Madrid y que fue capaz de aglutinar el clamor popular contra la ya conocida como Ley Gallardón. Un cartel nada pop; nunca ha sido un secreto que no me ha gustado la imagen, ni la canción esa del chachachá que me pone la piel de gallina pero de mal, ni ciertos aspectos del documental. Aún con todo, las objeciones son mínimas, creo en El tren de la libertad, puesto en marcha por la asociación de Mujeres de Barredos, la Tertulia Feminista les Comadres y respaldado de forma muy visible por dirigentes del PSOE y entiendo en parte el mosqueo frente a Podemos, que tuvo el cuajo de decir aquello de que el aborto no era prioritario y eso….Que si nos ponemos con las machadas de sus líderes, lo de bromear con lo de miembras de Sánchez, lo de luchar como leonas defendiendo la manada de Iglesias, creo que todos los líderes de izquierdas empatan. Quiero creer que todos estos piques son rollos de campaña y que si en realidad se consigue eso de reconquistar Madrid y muchas ciudades más, seremos capaces de hacer unos pactos de mínimos, que se pensará de verdad en la ciudadanía y dejaremos el Escatergoris encima de la mesa para jugar y salir beneficiadas todas, que eso de mentarse las pancartas es un rollo. Que señoras eso de sacar la chorra encima de la mesa a ver quién la tiene más grande es muy poco fino y muy poco feminista. Que los feminismos van de conseguir una sociedad igualitaria y más justa y eso ¿no? Me voy a ver la peli “Pride” que recomiendo de verdad de forma especial para adquirir un poco de perspectiva con eso de las alianzas contra la opresión.

Anuncios