Carta abierta a Pérez Reverte. Arturo, no nos jodas más


¡Ay Arturo! Permíteme el tuteo. Tantos años leyéndote, tantos domingos en los que tu artículo eran lo mejor del día me permiten tomarme esta licencia. Yo que tanto te he admirado por tu certero cinismo y mala baba, que de adolescente incluso te mandé una carta confesándote mi más sincera e inocente admiración, yo que tanto he disfrutado todas las veces en las que me he devorado ‘La reina del sur’ y que me tragué la serie televisiva para afirmarme en la idea de que habían convertido en telenovela chusca una de tus mejores novelas…

¡Ay Arturo! Tú que eres tan inteligente y una mente lúcida, ¿por qué cargas sistemáticamente contra las feministas? ¿por qué piensas que somos todas iguales?. Vale, entiendo que para ti el lenguaje, ese que tan bien manejas sea el que tiene que ser. Entiendo, aunque no comparta plenamente, tu estupefacción ante las arrobas las x y demás y que llegue el momento en el que te hierva la sangre.

Lo que no entiendo es que generalices de ese modo y frivolices nuestras luchas, y que te hayas convertido en adalid del ataque a las feministas. Sé que lo tuyo no es de ahora, que viene de lejos. Pero me jode y me duele sobremanera que generalices de esa forma y nos desprestigies tan gratuitamente en un momento como el actual. Las feministas somos muchas, y más allá de las que han llegado a tener ciertas cotas de poder, aquellas que dictan qué y qué no se considera feminista –créeme, sé de lo que hablo- las que conforman la élite, estamos las que nos lo luchamos todos los días. Las que nos partimos la cara y el alma por estudiar, trabajar y criar a nuestros hijos e hijas. Las que luchamos y reñimos si hace falta para que el trabajo del hogar no recaiga una y otra vez sobre nuestros cansados y no hidratados hombros. Las que escuchamos a Gallardón y tenemos que respirar dos veces para no gritarle al viento lo que seríamos capaces de hacerle de tenerlo delante. Las que nos ofendemos y reímos a partes iguales al escuchar esa cosa de las feminazis. Las que estamos hasta el moño de tener que leer esas putas chorradas en las revistas que mencionas en tu último artículo.

Sólo te pediría Arturo, que la próxima vez que sueltes la pluma, así sin más, te acuerdes de que en el feminismo somos muchas más de las que tú mencionas. Tú que siempre te has caracterizado por criticar lo rancio, lo que huele, lo que no deja avanzar no caigas en lo obvio, en lo fácil. Por favor Arturo, no nos jodas más.

Anuncios