Las prostitutas sí besan a sus clientes. ‘Elles/Ellas’ de Malgoska Szumowska (2012)

‘Ellas’ cuenta la historia de dos prostitutas independientes. Trabajan por su cuenta y pertenecen a un nivel medio bajo de la profesión (gracias Montse Neira). Sus historias, aunque adquieran su independencia en la película, las conocemos desde el punto de vista de Anne (Juliette Binoche).

Anne es periodista de la revista Elle. Trabaja desde su casa. Su comodidad de mujer burguesa le exige ser una perfecta casada. Además de escribir artículos, en este caso sobre prostitución atiende a sus hijos y organiza cenas para lucimiento de su marido. A través de sus entrevistas con las prostitutas Lola/ Charlotte (Anaïs Demoustier) y Alicja (Joanna Kulig) Anne se repalanteará su vida. Quizá pensar que su marido pueda ser un potencial cliente sea el desencadenante. Hasta aquí nada nuevo bajo el sol. Tampoco es ninguna novedad presentar las preocupaciones del personaje principal: fumar o no fumar, la dependencia de la báscula, sentir la presión de los años frente a los problemas “reales” de las estudiantes que se prostituyen.
Lo novedoso de la propuesta de Szumowska –soberbia película- es presentar la prostitución como una opción válida para dos chicas jóvenes que han descubierto que a pesar de los riesgos, la mayoría de sus clientes son maridos insatisfechos. Vender dinero a cambio de sexo es mejor que soportar el olor de las casas baratas y de los muebles de Conforama, porque como bien aclara Lola sus cartas están marcadas “por mucho que leas a Flaubert o Prust no cambia nada.

Dos secuencias clave, el momento en el que Anne prepara las ostras y la secuencia final en la que el orden se restituye. Y para la reflexión cabe plantearse una pregunta: ¿si Anne hubiera realizado una investigación sobre ingenieras aeronáuticas se hubiera sumido en esa especie de bajada a los infiernos light?

Anuncios